1
Publicado el 4 abril, 2012 by Lux Lancheros in Blogs Invitados
 
 

¿Étnicas o auténticas?

¿Étnicas o auténticas? Un gran dilema que en la moda no ha dejado de tener polémica, y que se refleja en las polémicas editoriales que en los últimos años han protagonizado las más  icónicas revistas de moda, y últimamente, en la Sao Paulo Fashion Week con su insuficiente cuota de modelos negras. Un repaso a como se ve el asunto de la raza en la moda internacional y en Colombia.

“Es mas probable que una chica negra llegue a ser top model aquí que afuera. Por su estatura, por su exotismo, por su belleza, las morenas y negras son mas apetecidas en Colombia que en otros lugares”, afirma Chacha Posada, directora de la agencia Informa Models sobre la industria de la moda y las modelos negras en Colombia. Aquí, a diferencia de otros lugares en el mundo, no hay “cuotas” para incluir cierta cantidad de modelos de otras razas en los desfiles. Según Posada, cuando Oscar de la Renta vino al país tuvo una alta cuota de modelos de raza negra (en total cuatro), cuando a nivel internacional le permitían una o dos.

Podría ser un hecho para alegrarse, pero al contrario, es para escandalizarse, sobre todo en una  época donde la mayoría de las grandes capitales de la moda son multiculturales, donde los procesos de colonización, mestizaje y migración en estos últimos tres siglos supuestamente debieron echar abajo toda clasificación académica, o social y cultural sobre las razas.

Lara Stone para la Vogue Francesa, pintada de negro.

Utópico, e ilusorio también, porque así como sigue existiendo xenofobia y racismo descarado -no mas ver los disturbios en Londres, la xenofobia rabiosa en Francia y Alemania, por citar poquísimos ejemplos-, en la moda, reflejo de la sociedad misma, las barreras son mas sutiles, y solo cobran ribetes de escándalo cuando todos sus mecanismos se unen para hacerse evidentes .Desde la poca inclusión de modelos negras en el Sao Paulo Fashion Week de este año, hasta la  puesta en escena de la caucásica Lara Stone, pintada como los negros de las antiguas películas del cine mudo  y caracterizada como africana  en la Vogue Francesa, se ve que el racismo es un problema que sigue vigente, no solo por la exclusión de las modelos de estas razas, sino por su representación misma en la moda.

Esto tiene una denominación: Lo étnico. Los no blancos : La negra de pieles de leopardo, la chica japonesa de kimono y la chica del Indostán con sari no han podido salir de ahí para la moda occidental. Ni en el cine, ni en las revistas, ni mucho menos en pasarela. O se les trata con condescendencia  o para conciliar, y en muy pocos casos, se hace un esfuerzo editorial para realzar la belleza natural de una raza sin acudir al cliché, como la revista Vogue Italy y su selección de modelos negras, enfundadas en un concepto diferente, aunque en este año siguiesen rescatando ese relato primario de etnicidad. Porque al representar a una raza, hay un límite delicado: Se rescata lo que la hace única en el mundo, con sus características culturales y de indumentaria, pero se cae, al mismo tiempo, en lo ya visto. ¿Cómo superar este nudo gordiano? Es válido e incluso interesante integrar elementos de otras culturas, pero ¿la raza puede ir mas allá de su única y muy conocida representación?

Black Beauties, Vogue Italia, 2011

El racismo y la etnización son problemas de vieja data.  Tyra Banks y Naomi Campbell han seguido  quejándose de que aparte de todo lo que pujaron por sobresalir en la década de los 90, a sus colegas negras no las contratan. Por si fuera poco, no se les tiene en cuenta para las campañas publicitarias.  En el caso de  India y Asia Oriental, no se desligan de los star systems de sus respectivos países. ¿Porqué en las grandes publicaciones  no hay una modelo oriental  o indostaní que represente un tipo de belleza, como lo ha sido  Lidya Kebede en el caso de las africanas? No se ha visto a alguien en la portada de Occidente que no sea, precisamente, ya una estrella, como Ziyi Zhang o Aishwarya Rai.

Liz Jones , del Daily Mail, en su artículo “¿Es la moda racista?” solo tiene una respuesta “Si, y en lo mas profundo” . A los grandes editores y ejecutivos les preguntó el porqué de la discriminación y ellos aducen a “razones de mercado”. ¿Cómo es posible que se favorezca mas a mujeres del prototipo de Agness Deyn o de Giselle Bundchen, en el caso de Sao Paulo, cuando la diversidad étnica es evidente? ¿Cuál es la diferencia entre lo que pueda representar una mujer negra para la marca que una blanca? ¿Es que acaso la  moda está hecha solamente para WASPS y jetsetters?

Es gracioso y paradójico leer que echan a la picota pública a gente como Guerlain, Kate Moss o John Galliano por hablar con términos racistas, pero al tratar de contratar a una modelo negra para ser imagen oficial de una marca , o para salirse de su papel de esposa de Tarzán en la selva o chica sexy del guetto tipo Aaliyah en “Romeo debe Morir”, es casi una odisea.  Sin contar con una tendencia que crece mucho con la aceptación de la belleza en otras etnias: El blanqueamiento.

MJ style

Recientemente, en Jamaica, hubo un problema de salud pública por las cremas blanqueadoras caseras que usaban las chicas para blanquearse, ya que ocasionaban problemas dermatológicos. Cuando se les preguntó porqué lo hacían, ellas respondieron que las “personas de clase alta lo hacían de ese modo”, afirmaron para AP. “Oigo que la gente dice que blanquearse la piel es algo lamentable, pero lo hago y lo seguiré haciendo, porque me gusta y sé hacerlo de una manera segura”,  dijo Mikeisha Simpson a la agencia periodística . (vea el artículo aquí)

 Las personas de clase alta que muy seguramente tienen en su familia a alguien blanco de por medio, y que le otorgan un status casi automático, intangible, pero vigente. El blanqueamiento es el otro modo de ser aceptado en la industria, como imagen y como representación. A Michael Jackson le funcionó hasta 1991, y a las nuevas musas negras  desde siempre, como señala Liz Jones “ Si, obvio, vemos a Beyoncé en muchas portadas y a la actriz Thandie Newton estuvo en la portada de InStyle. Ambas mujeres son caras de lucrativas campañas: Beyonce en L´Óreal y Thandie en Olay. Pero estas mujeres siempre están con fijador, cabello planchado, siempre lucen  casi blancas”, afirma.

Beyonce en su polémico anuncio para L´Oreal

Es decir “tratar de ser blanco” es lo mas aceptable para ser negro en una imagen de moda inmortalizada. Alisarse el pelo, operarse la “nariz de boxeador”, despigmentarse. Si, tal vez suene como una polémica de izquierda trasnochada, pero  cuando no se es no lo suficientemente blanco”, o “suficientemente negro” para el sistema de la moda , es que siguen existiendo problemas de fondo y prejuicios arraigados . Y si, muchas voces de protesta contra esta afirmación, que no es nueva, se han levantado, como la diseñadora Gloria Coelho, en Brasil, quien le dijo a EFE que “muchos negros trabajan en la industria”, puede que sean válidas, pero cuando se ve en pasarela el tipo de mujer que la moda presenta , rubias blanquísimas en un país donde hay buena porción de gente indígena y negra, es válido preguntarse ¿no deberían ampliar sus horizontes?

En Colombia: polémicas nada fashion

Chacha Posada afirma que Informa models fue una de las primeras agencias en patrocinar la belleza única de modelos como Claudia Lozano y Rosa Córdoba, y también sostiene que ninguno de sus diseñadores tiene reticencia al poner una modelo negra en pasarela. Lo de la cuota de modelos, es cuestión cultural, afirma “ En México me dijeron ¿para qué pones una modelo negra si no hay negros? En París si me pusieron problema por las modelos negras, no las querían. Es algo cultural, es por zona(…) si acá no se ponen más modelos negras es porque no hay mas”

 En Colombia nunca se ha hablado abiertamente del tema, sobre todo en la moda, donde hace falta un estudio y observatorio riguroso, sobre todo en portadas de moda y editoriales  para determinar si existe racismo realmente, en las pasarelas y en la publicidad, más del que ya hay en las imágenes de personajes en televisión, o en la cultura popular de nuestro país.

Recientemente, ante la imagen de las negras, el país ha tenido polémicas muy sonadas. Hace poco, en protesta por la portada de la Revista Hola, cuatro modelos top negras del país, entre ellas Belky Arizala, (que ha sufrido todo tipo de discriminación y por eso creó su fundación “El alma no tiene color”) posaron desnudas para Soho, provocando otra polémica. La modelo consideró que ella y sus colegas reivindicaban a la mujer negra y su belleza particular en la publicación, pero sectores académicos, y activistas y escritores de la afro colombianidad están lejos de pensarlo así.  Gina Escheback, activista afrocolombiana, dice “Belky se desnudo, ¿y qué? Yo como negra, no me siento reivindicada. Belky cómo mucha modelos han sido víctimas de esta discriminación en Colombia, y al parecer los blancos y mestizos creen que poner una modelo negra en pasarela es un “favor” y una obra de caridad.”

Elogio a la mujer negra, Soho.

¿Hay representación de las mujeres negras en Colombia mas allá de su imagen seductora? En pocas revistas se han visto algunos editoriales que pasan por encima de ello, pero hace falta ver si en todo el conjunto, esto es así.  La polémica por la imagen de las mujeres negras hasta ahora comienza, y dará mucho qué debatir en los próximos años, sobre todo en Colombia, donde es un tema que apenas comienza a vislumbrarse .  Pero en la moda al recalcar el tema de la raza, es inevitable recurrir al cliché, y no a la autenticidad. ¿Étnicas o auténticas? Por lo menos, en la moda, esto solo se cumple desde una fantasía excluyente, que en pocos casos reconoce la  belleza de las mujeres no-blancas como un aporte en el sistema de la moda. Y en eso, falta un largo camino por recorrer.


Lux Lancheros

 
Periodista nerd. Amante de la moda integrada a las políticas del cuerpo, la imagen, la historia y la sociedad. Fashion Politics.