JUAN PABLO SOCARRAS: Colombiamoda 2017

E

sta historia empieza como muchos otros relatos mágicos, que solo nacen en la región costera colombiana. Historias de nostalgia, pero también de fuerza y esperanza; un mensaje que Juan Pablo Socarrás busca en la creación de sus colecciones, que se crean como una red colaborativa, donde artesanos, artistas y diseñadores se unen para darle vida a sus creaciones.

“Volver a comenzar” es el nuevo cuento que narra el diseñador, partiendo de la figura del sombrero vueltiao: sus colores, las rayas que forman su particular tejido, para darle forma a una colección constante y coherente, donde cada detalle se presta para emprender vuelo por la historia de Eufenia, Luisa Santiaga, Sara Simona y Manuela Cristina, tías abuelas de Juan Pablo Socarrás y también, sus musas constantes.
La figura de estas mujeres, al lado de nombres como el General Sabas Silvestre Socarrás, Gabriel Eligio García “el Telegrafista” y Rafael Castro, le transfieren a la colección un mensaje de fortaleza y reconciliación, haciendo énfasis en la artesanía y en las personas que se dedican a ésta diariamente. Una propuesta que contiene prendas aptas para múltiples universos del vestuario: de mantas y transparencias a vestidos de noche, de trajes sartoriales a camisetas con mensajes alusivos a la inclusión de muchos empresarios y sobrevivientes del conflicto armado, en este trabajo de diseño.
“Tratando de que ella lo quisiera, terminó por quererla”, se lee bordado en una de las prendas, un sutil mensaje que hace parte de todo un conjunto de lenguajes cifrados y que solo se encuentran al ver, tocar y sentir cada prenda. Detalles que no solo están presentes en la exaltación del diseño tradicional colombiano, también en el inmenso universo de la cultura nacional, donde estas palabras resuenan fuertes, leyendo entre pasajes a Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. En “Volver a comenzar”, nos encontramos a bordo de un viaje al Caribe, pero también por el país entero, donde la tradición artesanal se mantiene viva y se convierte en patrimonio de todos.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Por favor completa el capcha *