TENDENCIAS PRIMAVERA-VERANO 2018 EN LA MODA COLOMBIANA

D

espués de Colombiamoda 2017, que se celebró del 24 al 27 de julio 2017, hemos leído en redes sociales el inconformismo de algunos expertos por no encontrar propuestas en el diseño de moda colombiano acorde con las tendencias primavera-verano 2018, sin embargo nos dimos a la tarea de mirar las pasarelas más destacadas y analizar si tienen alguna relación con las tendencias que los informes de moda predicen para 2018.

Queremos resaltar aquellas colecciones que según nuestro criterio tienen algo de las tendencias primavera-verano 2018 del informe de tendencias de una de las empresas textiles más importantes del país: Lafayette, quien se nutre de WGSN para realizar dicho informe.

Tendencia Cruce Continental

 

Juan Pablo Socarras, Andrés Pajón, SOY y Pepa Pombo

Juan Pablo Socarras, Andrés Pajón, SOY y Pepa Pombo

 

Las personas que son emocionales y de espíritu colectivo se sentirán motivadas por esta tendencia pues en un mundo digital e híper conectado la idea es buscar grupos digitales que compartan afinidades, intereses e ideales aunque no compartan un espacio físico. Estas tendencias primavera/verano 2018 giran alrededor de la idea de narrar historias multi-étnicas y multiculturales que fusionan tradiciones de oriente y occidente, lo local y lo global en una sola estética cosmopolita.

SOY de María Luisa Ortiz y Diego Guarnizo, Juan Pablo Socarras, Pepa Pombo y Andrés Pajón tienen que ver con esta tendencia porque narran historias multi-étnicas y multiculturales, funcionan lo local con lo global y rescatan técnicas artesanales o de experticia para crear una estética cosmopolita. Aunque ni colores ni en estampación siguen el reporte al pie de la letra, sí entran dentro de este concepto por el punto de inspiración.

 

Tendencia Memorias Futuras

 

María Elena Villamil, Alexandra Bueno y Jorge Duque

María Elena Villamil, Alexandra Bueno y Jorge Duque

 

Estas tendencias primavera/verano 2018 le apuntan a esa parte de los seres humanos emocional e individual donde les motiva retomar el pasado para imaginar el futuro, es decir recuperar estéticas primitivas de fabricación lenta mezcladas con el imaginario futurista de expediciones espaciales y planetarias, la idea de explorar Marte o Júpiter hace reflexionar sobre una nueva forma de habitar esos nuevos mundos de manera respetuosa, eliminando los excesos de la vida contemporánea en la Tierra.

Aquí creemos que los atuendos grises y marfil en acetato de María Elena Villamil se acomodan a este concepto donde una estética de inspiración oriental o japonesa se lleva en colores y aplicaciones modernas. Adicionalmente Christian Colorado usa materiales metalizados con siluetas urbanas. Jorge Duque con su experimentación de materiales como nailon, rayón y poliamidas, así mismo como acetatos o acero inoxidable nos lleva a esa idea de habitar  nuevos mundos con estéticas del pasado.

Los Jóvenes Creadores de Colegiatura Ana Isabel Taboada y Vanessa Gaviria son ejemplo del uso de materiales con aspecto futurista y en tonos desérticos.

Por su parte Alexandra Bueno habla en esta colección de su niñez, de sus vacaciones, pero las trae al presente a través de una colección llena de texturas desgastadas en denim, combinadas con tejido de punto en tonos  arenosos.

Tendencia HiperNatural

 

Mulierrr, Aterlier Crump y María Elena Villamil

Mulierrr, Aterlier Crump y María Elena Villamil

 

La tercera tendencia de este informe le apunta a aquellas personas que perciben el mundo de manera racional y colectiva al mismo tiempo, pues son personas que les gusta explorar la naturaleza expandida, o sea, llevada a límites insospechados de la mano de la tecnología, desdibujando la línea entre lo físico y lo digital, lo natural y lo artificial. Son seres humanos que les gusta la estimulación híper-sensorial en entornos paradisiacos y surrealistas, buscan productos y servicios kinestésicos, un entretenimiento de realidad aumentada, que les permita vivir experiencias inolvidables.

Bajo esta premisa creemos que Atelier Crump y Mullier usan la idea de lo natural para transformarla en productos o prendas que reflejen experiencias inolvidables y una híper realidad ya sea a través del tacto, el volumen, los bordados y las grafías combinadas en textiles de fibra naturales con sintéticos y metalizados. Los estampados de flores de María Elena Villamil sobre puestos unos con otros y bordados por Ana María Restrepo de Amarpo también entran en esta tendencia de naturaleza híper sensorial y tridimensional.

Tendencia Pop Club

 

Kitten, Jorge Duque y Papel de Punto

Kitten, Jorge Duque y Papel de Punto

 

Esta ultima tendencia de primavera verano 2018 esta ligada con el lado Racional e individual de las personas. La idea de ser joven es un estado mental y no tiene nada que ver con la edad que se tenga. Es una mezcla generacional con una estética divertida, que valora lo único y lo personalizable por encima de lo masivo. Ser original es la mayor motivación porque habla de celebra la libertad y la experimentación para romper la monotonía que se deriva de la norma.

Aquí indiscutiblemente debemos nombrar a Kitten una marca que realiza prendas de carácter teatral y festivo y está ligada con la idea del estado mental eternamente joven y transgresor. Por otro lado Jorge Duque entra también en esta tendencia por el concepto pop de los accesorios y de la paleta de color.  Adicionalmente Papel de Punto que utilizó el arte como punto de inspiración de grafías y de siluetas sin genero nos lleva al concepto de diversión y autenticidad.

Reflexiones de moda

Es cierto que no hubo propuestas rompedoras, o como dicen popularmente: “nadie la sacó del estadio”, sin embargo sí creemos que hubo un buen nivel de propuestas coherentes, llamativas, acorde con la evolución en diseño que ha tenido el país (el pasado cuenta y llevamos siendo testigos de la historia de la moda colombiana por varios años y sí vemos innovación), y aunque a esos inconformes les moleste, también van con el mercado colombiano, pues la realidad es que la mayoría de estas propuestas se podrán obtener este semestre y/o al final del año cuando es la mayor venta de la mayoría de los diseñadores en Colombia, porque es que si miramos las colecciones que se presentaron en Colombiamoda 2017 muchas, por no decir la mayoría, son para ocasión especial y las que no, seguro no serán producidas en grandes cantidades al estilo Zara o H&M.

Muchos atuendos que vimos en Colombiamoda 2017 son para ocasiones especiales: grados, matrimonios, fiestas de clubes, noches de coctel, carnavales, ferias, etc. Con decirles que un vestido de pasarela ya fue vendido a una quinceañera, no uno parecido, el que salió en el desfile.

 

Pasarela Jorge Duque

Pasarela Jorge Duque

 

Ahora bien, los que supuestamente hacen prendas del universo casual tienen varias piezas con detalles de diseño o conceptualización que en ningún momento los hace asequibles y en tendencia, son marcas que le apuestan a hacer camisetas, sacos, pantalones, vestidos casuales pero que se cargan de conceptos artísticos, detalles artesanales, bordados, intervenciones textiles etc. que hacen que una prenda tenga mayor valor, y sin tapujos, sea más cara, porque también hemos preguntado y para muchas personas “consumidores de moda” la moda colombiana es costosa.

La realidad es esa, un vestido de algodón (muy buen algodón) de mangas con volumen (en tendencia) de un diseñador en Colombia cuesta más de 600 mil pesos y el mismo consumidor de moda va a Zara y ve el mismo vestido blanco de verano en algodón (seguramente no tan fino) y le costará no más de 200 mil pesos, lo que queremos decir es que aunque los diseños colombianos estén en tendencia siempre serán más costosos y no podrán competir con las marcas del grupo Inditex o H&M o Forever XXI porque en primer lugar no son lo mismo y en segundo porque el cliente que compra el vestido de verano de diseñador paga esa suma y quiere verse “diferente” y al mismo tiempo en tendencia, aunque sea contradictorio.

Ahora bien, eso no quiere decir que el diseño colombiano no deba estar en tendencia, claro que debe estarlo, claro que debe proyectar las tendencias que vendrán y acomodarlas a su identidad de marca, claro que debería estar presentando primavera/verano 2018, que debe hacer diseño y valor agregado y que además deberían revaluar sus precios.

Queremos destacar el uso de accesorios con técnicas artesanales los cuales se consolidan como un punto de diferenciación, también hay que mencionar que hubo varias propuestas de tejido de punto y muchos diseñadores en vez de cambiar radicalmente de propuesta decidieron mantenerse en las mismas siluetas que los caracterizan para así poder generar un sello de marca. Ya se lo dijeron a una diseñadora colombiana, sus asesores internacionales, en palabras más palabras menos: “usted quédese haciendo por varias temporadas boleros y estampados tropicales, porque por ellos le están conociendo y está vendiendo…”

El mensaje no es que todos ahora tengan que hacer volantes, el mensaje es que la constancia e “institucionalizar” a veces es la mejor arma de innovación en términos de posicionamiento, la idea de novedad constante y vertiginosa la tenemos tergiversada y todo el tiempo esperamos ver noveles propuestas olvidando que hay una identidad que necesita ser consolidada.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Por favor completa el capcha *